Nuestros Fans

Detesto a los que me privan de la soledad y sin embargo no me hacen compañía. Irving Yalom


La esperanza es desear que algo suceda,
la Fé es creer que va a suceder,
y la valentía es hacer que suceda.

martes, 23 de agosto de 2016

de niña a mujer

El paso de niña a mujer es muy duro. Para la niña y para su madre. Del padre, mejor no hablar.
Los expertos dicen que el cambio es paulatino, que se caracteriza por el nacimiento de vello, aumento de las glándulas mamarias.... pero son paparruchas.
El cambio comienza cuando tu angelical hija pasa a ser Mr. Hide y la agresividad y la ira se apoderan de aquellos rizos rubios y los adorables ojos azules. 
Siguen por un perfeccionamiento en las malas artes de la mentira. Hacía muy poco tiempo que temías que tu hija fuera la más tonta del corral y de repente es lo suficientemente sagaz como para borrar incluso el registro de llamadas del teléfono. 
El siguiente paso serán sus inquebrantables noes. Son como una barrera que pone entre tú y ella ante cualquier cosa que suponga abandonar el sillón, la tele o cualquier aparato enchufado a la red.
Después, vienen las amenazas con temporadas indefinidas en diferentes internados, la conocida frase "pues si no estás a gusto, te vas con tu padre", las interminables horas maquinando castigos y finalmente, tiras la toalla. Con un poco de suerte llega el verano, la empaquetas con los abuelos y te olvidas durante un mes.
Un mes después, el río ha vuelto un poco a su cauce. Tu hija te quiere de nuevo, te promete que estudiará, que recogerá su habitación, que no volverá a abusar de internet, que las mentiras se acabaron y que fregará y obedecerá todo el rato. Tú, insulsa, crees que Dios escuchó tus plegarias pero no, lo único que ha ocurrido es que aunque parezca mentira, con los abuelos ya no está ni de lejos tan bien como se estaba en casa. 
Admites de nuevo en tu seno a la pequeña cabrona tirana como si fuera el hijo pródigo y cuando todo está calmado de nuevo, queda el remate final. La traca. La gran apoteosis. El mensaje de wasap que lo cambia todo:

"Mamá, ¿me compras compresas?"

martes, 28 de junio de 2016

El velo

Tras una noche agitada, abrió los ojos y todo lo veía más nítido. 
Al levantarse, encontró enredado entre los dedos de él, su velo. 

Fue al mirarlo que vio que no quedaba nada de su divinidad. Él era un mortal como ella. Era egoísta, celoso, independiente...

Horas después juró sobre las cenizas de la última carta de amor que le envió, que nunca más volvería a rendir pleitesía ante otro dios.

miércoles, 4 de mayo de 2016

Ganas

Ella tenía claro que la vida se fundamenta en la capacidad que tengas de aguantar las ganas. 
Dependiendo del tiempo que aguantes entre una copa y otra, eres más o menos alcohólica. Según lo que aguantes las ganas de follar, eres ninfómana o estrecha. Si te gusta jugar amenudo a las cartas, eres ludópata. Si no pasas un día sin entrenar, vigoréxico y así con todo.

Era presa de sus ganas. De sus ganas de fumar, de sus ganas de beber, de hablar, de criticar, de comer, de follar, de leer....

Hasta que un día decidió dejar de ser presa de las ganas y fue presa de sus vicios.

miércoles, 27 de abril de 2016

Cupo

Si los humanos tuviéramos un cupo de palabras para utilizar a lo largo de nuestra vida, más de uno llevaría décadas mudo.

Me voy a tomar un ibuprofeno....

viernes, 22 de abril de 2016

El Tarot

- ¿Sabes qué, Destino? ayer me echaron las cartas. La tía es buenísima!!! me dijo cosas que era imposible que supiera. 
- Y de amores, ¿te dijo algo?
- Sí, bueno.... me dijo que voy a conocer a 2 chicos y que podré elegir entre ellos porque ambos estarán locos por mis huesitos.
- Qué suerte! aunque, bueno, da un poco igual si tienes que elegir entre 2 ó entre 20, siempre eliges al equivocado.




Uno nunca está seguro de quién es tu amigo o tu enemigo....


jueves, 14 de abril de 2016

Un buen día

La gente suele desconfiar de las personas serias y mal encaradas, pero yo no. Yo temo más a las personas sonrientes y amables. Son unas zorras!

La guarra que me hizo esto, era de esas campanillas con voz de pito que están siempre sonriendo, acompañan sus palabras con múltiples gestos de su cara y sus ojos y entre palabra y palabra te escupen un "cariño", "guapa" o "corazón". Yo siempre las veo como las niñas princesitas de familia numerosa, con 2 ó 3 hermanos que con 5 años te taladraba el tímpano con su estridente voz y que de mayor, aunque beba orujo diréctamente de la botella o se fume 2 paquetes de tabaco negro, sigue teniendo esa voz de pito que aún en las noches más silenciosas resuena en mi cabeza.

Bueno pues a mi me tocó trabajar con una de esas. 
Un día, la campanilla no sonaba tan aguda, yo ya no era su "corazón" y no gesticuló ni una sola vez en toda la mañana. La princesita estaba triste. 
Pues ese día, oye, ¡que yo me vine arriba! me hacía pícaramente feliz que la campanilla tañera más grave. Seguro que por eso me pilló desprevenida durante la conversación del café cuando empezó a gimotear sobre lo infeliz que en realidad era, que nadie entendía sus problemas y que necesitaba descargar su frustración conmigo. ¿Conmigo? 
Lo siguiente que recuerdo es despertarme en el hospital con todo el cuerpo dolorido.


viernes, 1 de abril de 2016

Anoche por la noche

Ayer por la noche escuché gemir a mi vecina mientras follaba. (mientras follaba ella, no yo....por desgracia)

Hace 3 meses que vivo en esta casa

Eso quiere decir que:

- Yo estoy sorda
- Ella folla poco

Fin de la cita.