Nuestros Fans

Detesto a los que me privan de la soledad y sin embargo no me hacen compañía. Irving Yalom


La esperanza es desear que algo suceda,
la Fé es creer que va a suceder,
y la valentía es hacer que suceda.

jueves, 18 de mayo de 2017

Loh Serranitoh. capítulo 1-b

Joder! qué tirón! claro, intentar girarte con estilo cuando careces de él, significa contractura seguro! Pero ha merecido la pena....O eso creo! no es como en las fotos que me había enviado. En algunas cosas es mejor. Sí, creo que haciendo balance de todo, y si este dolor en el cuello me deja razonar unos segundos más, creo que en vivo y en directo, está mejor que en las fotos.
Él me sonríe y directamente posa su mirada sobre mi escote. Esto va bien! además es capaz de mantener la conversación mientras me estudia. La cosa promete!
Caminamos hacia el restaurante y durante el trayecto, de forma disimulada, roza mi mano en un par de ocasiones. Ains! que esta noche triunfo!
El momento de elegir menú siempre es delicado. Debe ser algo que no te provoque mal estar, que dé la sensación de que no eres una milindres comiendo, pero debe ser algo que puedas atacar con cuchillo y tenedor. Creo que un segundo plato de pescado y verdurita es perfecto!
Pan para dos, ligeros roces bajo el mantel, un "prueba mi carne, está en su punto" que recibe un " pues el pescado está delicioso, prueba", una botella de vino que alegra nuestros ojos y un postre a medias es el perfecto final para una comida de ensueño.
Al salir del restaurante, me abre la puerta galante y me coge de la cintura para invitarme a salir. Mi espalda se tensa, intentando transformar mi piel en una sustancia pegajosa que consiga que su mano no pueda liberarse nunca. Como si mis deseos impronunciados y mi mente fueran un libro abierto para él, su mano sigue apoyada en mi cuerpo aún después de salir del restaurante. Al sentir una ligera presión que me acerca a su cuerpo, decido apoyar yo también la mano en su cintura, y así, con la respiración contenida y el deseo de que el tiempo se pare, sus labios acarician los míos en uno de los besos más tiernos y suaves que pueda nunca recibir una mujer.

2 comentarios: