Nuestros Fans

Detesto a los que me privan de la soledad y sin embargo no me hacen compañía. Irving Yalom


La esperanza es desear que algo suceda,
la Fé es creer que va a suceder,
y la valentía es hacer que suceda.

viernes, 15 de marzo de 2013

El síndrome de la Maripili


EL "SÍNDROME MARIPILI", LA ENFERMEDAD DE LA PROFESIONAL ESPAÑOLA
«Maripili es una mujer de cualquier edad que quiere agradar a todo el mundo, que lucha para ser buena en cada uno de los papeles que le ha tocado ejercer durante su vida, aunque esto implique un desgaste extremo tanto físico como psíquico, y que se desmorona cuando recibe un mensaje de rechazo o de censura», así resume la directora del I Congreso Internacional deLiderazgo Femenino, Carmen García Ribas, la situación de muchas profesionales de nuestro país.

El encuentro, pionero en Europa, se celebrará en Barcelona del 16 al 18 de septiembre y tiene por objetivo facilitar herramientas a las mujeres para que canalicen su talento profesional, de modo que alcanzar puestos directivos y de liderazgo sea algo más que una aspiración, combatiendo el llamado «Síndrome Maripili», según informa la organización.

García Ribas entiende que este congreso es ahora «más necesario que nunca». El hecho de que el modelo laboral imperante sea el masculino y el miedo a no gustar, a ser rechazada, que históricamente atenaza a las mujeres, impide a éstas liderar su trayectoria profesional de forma efectiva. La dinámica actual, en la que los puestos directivos y de liderazgo se alejan de las mujeres, tiene además «una clara repercusión económica para las empresas». Según un estudio de la Cámara de Comercio de Barcelona, el desperdicio de talento femenino implica una pérdida de cerca de mil millones de euros al año, sólo en Barcelona.
El «Síndrome Maripili», según ha indicado García Ribas a Efe, hace referencia a la actitud "de sabotaje no consciente" que tienen las mujeres universitarias y profesionales, como consecuencia del "miedo a no ser queridas y a no complacer la expectativas del entorno", que les impide progresar en el campo profesional.
García Ribas, profesora de la ESCI, ha explicado que el temor a "no gustar y a ser rechazada" perjudica "enormemente" su trayectoria profesional porque, de forma inconsciente, «lanzan mensajes no verbales de insuficiencia, de infantilismo y de necesidad de protección». De este modo, la profesional crea un "círculo perverso" del que no puede salir, puesto que sus miedos hacen que se someta a los estereotipos masculinos, lo que provoca sentimiento de culpa y hace que la mujer se reprima y no consiga los logros que podría obtener.
En este aspecto, García Ribas ha criticado que las mujeres practiquen imposturas para acercarse al "modelo que se cree más aceptado". "Las características femeninas aportan tanto valor a las estructuras empresariales y a la sociedad en general que deben ser reconocidas. En realidad, el liderazgo femenino crea tendencias en el mundo, tanto en la empresa como en la política", ha expresado la experta.

13 comentarios:

  1. Me parece muy interesante... y muy cierto. Por eso yo me considero una maruja asesina en casa y en el curro una cabrona sin medida...Ja, ja, ja...

    ResponderEliminar
  2. Me reconozco en esas líneas, a mí y a mogollón de mujeres. Me niego a seguir así siempre ¬¬

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también quiero cambiar, Rune, pero como dicen por ahí: ya somos demasiado mayores para cambiar

      Eliminar
  3. Es agotador ser MariPili. Y no siempre, pero todas lo somos de vez en cuando. Muy esclarecedor. Besos alados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de verte de nuevo, Campanilla. Si, es agotador.

      Eliminar
  4. Pues a estas encuentro que van hacer en septiembre para tratar el tema se podrian llevar a Paco, si hombre! Paco el Papa que ppr lo visto no tiene muy claro las capacidad de liderazgo femenino ni politico ni empresarial y no vendria mal dejarselo claro y traerlo al siglo XXI .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La iglesia entera debería darse una vuelta por el siglo XXI, Celia, pero es lo que hay! al menos, no te obligan a pensar como ellos ni te hacen pagar las consecuencias, como los políticos

      Eliminar
  5. Soy una Maripili con MAYÚSCULAS, uffff, agotaita estoy!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy duro ser Maripili, y está muuu poquito valorao

      Eliminar