Nuestros Fans

Detesto a los que me privan de la soledad y sin embargo no me hacen compañía. Irving Yalom


La esperanza es desear que algo suceda,
la Fé es creer que va a suceder,
y la valentía es hacer que suceda.

viernes, 16 de marzo de 2012

La llama


- Mamá, ¿crees que la llama se apagará?
- Pues claro, hija! sino, moriríamos enseguida.

42 comentarios:

  1. No me he enterado de nada, pero es inquietante!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Maripili, yo tampoco me entero mucho pero me has hecho pensar (mira q no tengo costumbre, eh? jeje) y me ha sugerido: falta de espacio, de oxígeno, ¿agobio?.

    Me gusta. En dos líneas la que has liado! jajajaja!

    Un besote guapísima.

    ResponderEliminar
  4. Joder qué intriga! No paro de darle vueltas!!

    ResponderEliminar
  5. mmm bueno! coño por fin, algo muy bueno!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo que por fin?????? te vas a cagar en cuanto tenga tiempo y ganas de hundirte....

      Eliminar
    2. jajaja, no esperaba menos de ti. Así que de momento no tienes ganas de hundirme, eso es un alivio!

      Eliminar
    3. tan sólo espero el momento ideal....quizá uno de tus patéticos poemas...(jijiji)

      Eliminar
  6. Espérate que creo que ya lo he pillado!!! jajajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. creo que no lo has pillado, listillo, estás mayor

      Eliminar
  7. Has tardado rayajo. El post es buenísimo.

    ResponderEliminar
  8. Respuestas
    1. no te preocupes, marishrecki, yo tampoco lo he pillado aún

      Eliminar
  9. Pues yo no lo pillo... lenta que es una.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celia, te creerás que ni yo sé lo que he querido decir?

      Eliminar
  10. Maripili...iluminanos...nunca mejor dicho!

    ResponderEliminar
  11. Veamos....
    Podría ser una simple conversación entre una vela mamá y una vela hija.
    Podría ser una conversación entre una hija y una madre, extrapolada y novelada. Una madre siempre debe tranquilizar a sus hijos, como en "la vida es bella".
    Podría ser agobio, falta de aire, tal y como dice Marishreki.
    Puede ser que aunque a todos nos gusta que la llama siga encendida (en muchos aspectos), en realidad tan sólo somos capaces de ver la realidad de la vida cuando la llama se apaga, y de vez en cuando (sólo de vez en cuando), es mejor que la llama se apague para poder verlo todo con tranquilidad.
    También puede ser una confirmación de que al fin y al cabo, todo se acaba.
    O que lo que para nosotros es bueno: la llama permanezca encendida, para dos velas eso es la muerte.

    En definitiva, que ni yo misma sé muy bien lo que quería representar, me hubiera encantado que me dijérais vosotros lo que os ha inspirado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no!!!!!! no se explica es lo bueno des estos posts!!!

      Eliminar
    2. La ventaja de este post, no es que no se explique, es que tiene muchas explicaciones. Como vela, como pasión, como aire, cada uno que busque lo que le interese.

      Eliminar
    3. Sandler, tú no mandas! y la cuestión iba a costarme un nuevo divorcio, así que tenía que explicarlo, aunque como dice Bubo, puede tener muchas explicaciones o ninguna

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. gracias guapa. jijiji Gracias a tí, marishreki, las estadísticas de mi blog habrán tenido un pico! jajajaja
      Muack

      Eliminar
  13. Ah, y me alegro un montón de haberlo leído antes de saber tu explicación...y comerme la olla. Creo que nunca he vuelto al mismo blog tantas veces en el mismo día.

    ResponderEliminar
  14. La “vela hija” (léase la pequeña) hace una pregunta que no solo me suena a interrogante, también expresa miedo y deseo de escuchar que no sucederá lo peor… “Mamá, ¿crees que la llama se apagará?”
    La “vela madre” (léase la grande) inicia respuesta, primero con palabras que llevan la intención de tranquilizar. Y luego concluye revelando la posibilidad nefasta pero lo dice más con tono explicativo… “¡Pues claro, hija! sino moriríamos enseguida”
    En este diálogo que presentas me parece que puedo ver una metáfora.
    En las situaciones adversas donde ya solo quedamos a expensas de lo que pueda pasar, debemos guardar la calma por nosotros y también por quienes amamos. La fe que tengamos debe ser nuestro primer mensaje, porque contagia, tranquiliza, relaja, y luego al expresar la dura posibilidad de lo que puede ocurrir, esta se torna más digerible.
    Si ya tenemos un problema ¿para qué sumarle la angustia? Si solo nos queda esperar lo que tenga que venir ¿por qué no esperar lo bueno? Hay verdades que pueden ser feas, pero para ser sincero no es necesario ser brutal.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guau Juan Carlos! creo que has entendido mejor el post que yo misma.
      Gracias. Siempre

      Eliminar
  15. que no que no, que el asesino es el mayordomo...

    ResponderEliminar